Imagen de Administrador Instituto Metrópolis
de Administrador Instituto Metrópolis - sábado, 8 de septiembre de 2018, 15:28

 

PLANIFICACIÓN URBANA VIAL


Ing. Fernando A. Torres Dugarte, MSc
fatorresd@gmail.com


Al hablar de planificación hay que pensar en el proceso donde se deben fijar las metas a obtener, para lo cual existen métodos a seguir que conduzcan hacia los objetivos establecidos. En el proceso de planificación, se deben preparar y ejecutar políticas, estrategias e instrumentos para conseguir los propósitos planteados, buscando los mayores beneficios a la sociedad en general.


La Planificación Urbana, viene a representar dentro del contenido general de la definición anterior, cuando nos referimos a la ciudad, al contexto urbano. Se deben establecer planes o estrategias para una superficie geográfica definida, dentro del ámbito de un territorio, de una provincia, de un municipio, de un estado o del país; con características muy particulares de cada región. A nivel urbano, se deben conocer diversas variables necesarias para su estudio: población, densidad de las diferentes áreas, uso de suelo y clasificación funcional de las vías.

 

 

En la planificación urbana vial, se considera con mayor énfasis el concepto de la sectorización, donde la planificación se debe realizar por sectores económicos o geográficos, el tener una mayor o menor desagregación sectorial va a depender de la importancia y precisión que se quiera tener con los resultados. El tiempo es otra variable de principal jerarquía en los estudios de planificación, puede ser para un periodo corto (1 a 4 años), a mediano plazo (5 a 15 años) o a largo plazo (15 a 25 años), por lo que es necesario determinar el horizonte o periodo de tiempo para el cual se esperan obtener los resultados planteados, por eso es importante definir con claridad el aspecto temporal, porque si se desea una proyección a largo plazo esto puede generar consecuencias con mayores incertidumbres. En este último caso, la discontinuidad política a nivel nacional o a nivel regional, viene a ser un factor que puede incidir y generar cambios importantes, muy diferentes a los objetivos planteados inicialmente.


Se deben identificar las diferentes características de los sectores a planificar, porque cada una de ellas tiene sus particularidades en cada zona, estas acciones son inherentes a las actividades de las comunidades que viven y se desarrollan en cada lugar y de acuerdo a las circunstancias internas y externas del sitio. El planeamiento urbano es un proceso complejo, el cual no debe elaborarse con simplificaciones, debe hacerse con bastante certeza para obtener los resultados esperados. Se deben conocer los actores, instituciones e individualidades que intervienen en el desarrollo de las comunidades o ciudades, quienes tengan responsabilidades directas en la administración y desarrollo de la planificación urbana, con la finalidad de conseguir los mayores beneficios a todos sus pobladores.

 

 La planificación urbana debe interpretar tanto el presente como el pasado, considerando las características del crecimiento en cada sitio, pero manteniendo siempre el equilibrio social, económico y territorial, que debe privar sobre los intereses particulares y circunstanciales, además tiene que ser expresado en forma clara y fácil de descifrar, para que su ejecución y puesta en práctica se haga mediante estrategias claves que faciliten lograr los objetivos deseados.


La planificación en las ciudades, se caracteriza desde hace tiempo por promover principalmente, el crecimiento del vehículo particular, construyendo vías que facilitan su movilidad para llegar a áreas habitacionales dispersas o hacia los centros de trabajo, dejando de lado a peatones, y en muchas oportunidades para conseguirlo, modificando los usos de suelo establecidos.

 

 

En una planificación urbana vial, se deben revisar con detalle los programas municipales, regionales y nacionales referentes al desarrollo urbano, en todo lo que respecta a las infraestructuras viales, aguas pluviales, aguas subterráneas, áreas protegidas y el uso de suelo; buscando la menor afectación posible del actor más vulnerable del sistema vial urbano, que es el peatón, se debe examinar atentamente el derecho y necesidad del ciudadano para caminar, y cruzar con seguridad una calle o avenida, y no terminar siendo arrollado por un vehículo, ni ser incomodado por inundaciones en sitios con aguas estancadas o afectado en su salud por el brote de aguas negras sobre la calzada de las vías; lo principal para tener una ciudad sustentable, es garantizar una certera planificación urbana vial, donde se respete los usos de suelo convenidos previamente.


Una ciudad sustentable, es aquella ciudad donde existe entre otras cosas una adecuada movilidad vial y espacios públicos agradables, especialmente áreas verdes para la recreación; es una ciudad que busca la implementación de arquitectura bioclimática, que diseñe estructuras viales teniendo en cuenta las condiciones del entorno, con la finalidad de brindar a los habitantes y visitantes de la ciudad una mejor calidad de vida. Para mejorar la movilidad en la ciudad, reducir la contaminación, y administrar adecuadamente los servicios públicos, se deben considerar programas de sustentabilidad. Estos programas buscan una movilidad sustentable, con acciones orientadas al impulso del transporte público masivo, el cual es mucho mejor en comparación al transporte particular en automóvil. Actualmente, se tiene que las vías en las ciudades son elementos de gran demanda y menor capacidad en lo que a circulación vehicular se refiere. No debe privilegiarse el uso del vehículo liviano particular, es difícil una planificación urbana vial que consiga impedir las altas congestiones o embotellamientos en algunas zonas de las urbes. La movilidad sustentable requiere de acciones como la creación de ciclovías, el cobro de peajes para automóviles que deseen circular por ciertos sitios, la inclusión de mayor cantidad de áreas peatonales en los centros de las ciudades y la utilización del transporte eléctrico, como los tranvías y redes del tren subterráneo o metro.

 

 

La administración de la vialidad y el tránsito en las ciudades, deben generar políticas para atraer a los usuarios hacia un transporte público masivo que ofrezca calidad, seguridad y confort; y a la vez deben existir acciones que induzcan a la utilización de otros medios de transporte menos contaminantes. De igual forma debe reglamentarse la alta demanda del vehículo particular, pero para ello debe propiciarse el cambio cultural, que plantee opciones distintas en la movilidad urbana.


La movilidad urbana sustentable se caracteriza por aquella que tiene un número bajo de desplazamientos, especialmente los de gran longitud y con uso mayoritario de medios no motorizados; deben existir sistemas de transporte público masivo que sean eficaces y especialmente equitativo, que facilite la accesibilidad de la población y que garantice la interconectividad e intermodalidad, que mejoren la calidad de vida de los habitantes de la ciudad.

 

 

TE PUEDE INTERESAR NUESTRO CURSO ONLINE



INICIA el 04 DE FEBRERO DE 2019

DURACIÓN: 2 SEMANAS (20 HORAS ACADÉMICAS)

 

 

[ Modificado: miércoles, 28 de noviembre de 2018, 20:38 ]

Comentarios